stickyimage

Bienvenida a Masguapa.es, el nuevo blog dedicado a la mujer.

Seguir leyendo Cerrar

¡Mamá, me he roto un diente!

Es muy frecuente que los niños se rompan algún diente tras una caída o un buen golpe. Este hecho asusta bastante a los padres, ya que no saben cómo actuar. Por eso, el doctor Fernando Autrán nos da todas las claves para actuar de manera eficaz y poder salvar las piezas dentales de sus hijos.

En primer lugar, y ante estas situaciones es fundamental la actuación de quien está a cargo de los niños en ese momento (padres, educadores, canguros, etc). Ante una fractura hay que intentar localizar el fragmento de diente y conservarlo, ya que su reimplantación se puede realizar con un porcentaje de éxito muy elevado.

Pero, ¿y si no es posible recuperar el fragmento? Si no se pudiera hacer, existen técnicas avanzadas y muy conservadoras que permiten reproducir la anatomía, el color y la textura del diente fracturado. El Dr. Autrán recomienda y aplica en estos casos la técnica de la estratificación, remodelando así el diente y restituyendo su forma original sin tener que usar carillas ni coronas.

Si el diente se ha caído por completo (avulsión), es importante no tocar la raíz, lavar el diente con agua abundante (sin jabón) e intentar recolocar el diente en su posición original en la boca. Si no es posible colocarlo en su posición, éste deberá conservarse en el interior de la boca, junto a la mejilla o sumergido en un vaso de leche (preferiblemente entera) o en suero fisiológico.

Para aumentar las posibilidades de éxito en el reimplante del diente, es fundamental que éste se realice antes de cuatro horas de la caída. Si se acude al dentista durante la primera hora las posibilidades de éxito aumenta significativamente.

Vía Más Ciencia

Hace 5 años por en Maternidad. Puedes seguir todos los comentarios a este artículo a través del RSS feed. Puedes dejar un comentario o hacer un trackback desde tu propia web.

Haz un comentario

Obligatorio